Sobre China y otras lindezas

Historia basada en un grafiti fotografiado en el distrito artístico de Pekín 798. “Por negro que se ponga todo, como tengas buen ánimo, te sientes Cleopatra, incluso sin tacones ni nada…»

Dice que tiene muchas ganas de hablar conmigo y que justo la llamo en el peor momento, con el bullicio que hay ahí, en el restaurante donde está comiendo. Pero que no importa. Dice que está contenta, aunque las cosas no vayan bien, y que no lo entiende, pero que al final qué más da si ella está contenta. Mis amigos –continúa– el que no está en paro, está  con problemas de salud, o con padres en las últimas, así que hable con quien hable, hay problemas… Pero sin embargo, me siento bien, y eso que también me ha agarrado la alergia al volver de viaje y que no puedo respirar sin estornudar. Pero como te digo, veo bien al mundo, estoy animada. Y es que nada como el ánimo.

Por negro que se ponga todo, como tengas buen ánimo, te sientes Cleopatra, incluso sin tacones ni nada…Y eso que la semana que me espera es de las de salir corriendo… Así y todo, me parece que el mundo me sonríe, o que yo le sonrío al mundo, ponlo como quieras, y comiendo con mi amigo, el que alguna vez te he dicho que es como un muerto viviente, ha sido muy agradable y nos hemos reído y también me reí con mis amigas en el aperitivo, y me gustó mucho leer el texto de las Caras esta mañana mientras desayunaba. Así que pensé que hoy te daría la cara más amable que tengo, y pensé también que tenemos algunas caras propias, que a veces damos al mundo, y otras caras aprendidas, como las de esos hipsters y jihadistas de los que hablabas…

Hay simplemente caras o banderas que recogemos del suelo y enarbolamos forzadamente, y que son más las caras o banderas que nos pide la tribu, que otra cosa. ¡Cuántas veces no he sido yo por ser la tribu! Por cierto, que no entendí la última frase de Caras, lo de las múltiples declinaciones del rostro, o igual sí la entendí, que será como lo de los verbos en árabe que tienen formas verbales según su función, y así cada forma representa una función, la segunda enfatiza la idea del verbo,  la quinta es reflexiva o la cuarta incoativa, igual serán eso las caras, que cada una tiene una función… Eso –le digo yo – y también que en Pekín en un lugar que se llama 798, y que es como un gran centro artístico con muros legales para grafiti, he visto estas caras que le van a encantar. No te enrolles –dice– antes de colgar y recordarme mi función: que no se me olvide comprarle los pañuelos de seda que me encargó.

Yo también quería decirle a Marina que tenía muchas ganas de hablar con ella.

more faces grafiti

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies