Sobre China y otras lindezas
Category

Literatura

Made in God

By | China, Literatura, Otros géneros | No Comments

 

Una mirada al grafitero francés Combo, que ya en 2012 irrumpió en la escena artística internacional, dañando según algunos la imagen del made in China. Sin embargo, fue a principios de 2015, cuando su nombre dio la vuelta al mundo al dañar, según otros, la imagen del made in God.

  
Combo es el nom de plume de un joven artista francés que ya en 2012 irrumpió en la escena artística internacional, dañando según algunos la imagen del made in China, cuando cubrió la ciudad de Honk-Kong de anuncios de Google prohibidos por el partido comunista chino. Sin embargo, fue a principios de 2015, cuando su nombre dio la vuelta al mundo al dañar según otros la imagen del made in God.

Combo se retrató en chilaba y luego pegó en un muro de la Porte Dorée su retrato junto a la palabra “coexistir”, escribiendo la “c” con el cuarto creciente que simboliza el Islam, la “x” con la estrella de David, y la “t” con la cruz cristiana. Quedando más o menos así:

Coexit textEl resultado fue que cuatro jóvenes, sobre cuya identidad Combo no ha querido revelar nada para no echar más leña al fuego, le propinaron una paliza por no acceder a borrar el grafiti, que le causó una baja laboral de una semana. “De pie. No temo a nadie. No temo a nada”, reza su perfil de twitter.

Combo, que está atento a los detalles, y que dice que sus obras están hechas para sorprender y encontrarlas donde no debieran estar, pintó el grafiti que aparece en la imagen en la plaza Émile Goudeau. Goudeau fue el fundador del movimiento poético de los hidrópatas, que tenía como objetivo propagar la poesía, como Combo propaga el arte. Tampoco Combo habrá dejado pasar por alto que los hidrópatas adoptaron tal nombre por su fobia al agua y afición al vino. Otros dicen que lo hicieron por hacer un juego de palabras con el nombre del fundador del movimiento Goudeau, es decir, goût d’eau, gusto por el agua, en francés.

Combo es de padre libanés cristiano y de madre marroquí musulmana, pero él no es religioso. Sin embargo, las crisis identitarias provocadas por el atentado contra la revista Charlie Hebdo han hecho tanto que cualquier matiz sea imposible, como que se obligue a la gente a tomar partido. Así que cuando Combo escribió en Chatelet “¿Sabéis que los musulmanes terminan sus oraciones con amen, como los judíos y los cristianos?”, le increparon diciéndole que por qué no escribía Je suis Charlie. Se me antoja que Combo quiere ser simplemente francés, artista, él, y que nadie le obligue a elegir entre dos aguas, a cada cual más turbia.(1)

Por razones desconocidas el mundo se está quedando sin lugares en los que la coexistencia es la clave. Uno de esos lugares excepcionales es el Monasterio Suspendido (Templo de Xuankong 悬空寺en caracters simplificados; 懸空寺 en caracteres tradicionales), en la provincia de Shanxi, China. Construido hace 1500 años, el templo es notorio no sólo por su localización geográfica en un escarpado precipicio, sino también porque es el único templo existente dedicado al culto de las tres religiones chinas: Budismo, Taoísmo, y Confucionismo. El 10 de diciembre de 2010 fue declarado por la revista Time Magazine como uno de los templos más peligrosos. ¡Si tienes tiempo, bien vale una visita!!!

made in god - monasterio


(1) La fotografía del grafiti Made in God la tomé en París, el 3 de junio de 2015 en la plaza Émile Goudeau. No sé si todavía el grafiti sigue ahí. ¡Dios lo sabe! No he tenido la oportunidad de conocer a Combo. Las declaraciones de Combo están tomadas del artículo de Laurent Carpentier, publicado en Le Monde el 4 de febrero de 2015.

Shangri-la

By | China, Literatura, Narrativa | No Comments

 

Es inevitable que nos guste actuar de acuerdo a lo planeado. Un plan da seguridad y reduce nuestro grado de incertidumbre a niveles tolerables. Sin embargo, también es agradable salir del plan, y que la vida nos sorprenda, pues muchas veces la sorpresa nos da ese chute vital, que estábamos deseando, o simplemente, nos saca del aburrimiento planeado.

Digo esto, porque en el vuelo Pekín-Shanghai la semana pasada, cogí sin muchas ganas una copia de China Daily para darle una ojeada. Cuando lo abrí me topé con el estupendo artículo Where is Shangri-La? de los periodistas Simon Chapman y D J Clark sobre uno de los libros para mí más queridos «Horizontes Perdidos» del escritor y gran fumador James Hilton (1900-1954).

No hace falta decir que fue en la novela «Horizontes Perdidos«, aparecida en 1933, y rápidamente convertida en un best-seller internacional, donde Hilton acuño el término Shangri-La, referido a un utópico paraíso tibetano, que ha no sólo alimentado el imaginario occidental, como lo han hecho otros lugares míticos, como El Dorado, Xanadú, sino que ha dado lugar la famosa cadena de hoteles del mismo nombre, y a que muchas poblaciones se hayan intentado atribuir el nombre por entender que ellas son ese preciso paraíso del que hablaba Hilton, que irónicamente nunca estuvo por esos lares. Entre esas localidades, se encuentran las ciudades de Lijiang, Zhongdian, ambas en la provincia de Yunnan en China. En chino Shangri-La se escribe 香格里拉 (Xianggelila).

Los periodistas Chapman y Clark en su artículo se centran precisamente en por qué Hilton no reconoció que se había basado en los artículos del austríaco Joseph Rock, publicados en el National Geographic, para situar su paraíso, y en por qué sin embargo sí admitió la influencia mucho menor del padre Évariste Régis Huc.

Les dejo con el principio de la novela, que es como decía uno de mis libros más queridos, simplemente porque la historia es estupenda y está muy bien contada: “Cigars had burned low, and we were beginning to sample the desillusionment that usually afflicts old school friends who have met again as men and found themselves with less in common than they had believed they had…

 

lost horizon-autor

¿Zatou, de dónde vienes, adónde vas?

By | China, Literatura

Pasando unos días en Kunming, recibí un correo de Sun Long en el que me decía que había descubierto lo que significaba aquel grafiti 杂投 (Zatou), que habíamos visto juntos en Pekín, y que constaba tan sólo de dos caracteres. Sun Long añadía que después se encontró con el mismo grafiti en varios sitios y que por lo visto era simplemente el nombre, Zatou o Zato, de un crew grafitero de los años 70, de los primeros que operaron en China, y que constaba de cuatro miembros, que al parecer todavía estaban vivos. De todos modos lo que más le había llamado la atención –comentaba Sun Long– es que una vez alguien le había preguntado a Zatou:

-¿Zatou, de dónde vienes, adónde vas?

-No tengo pasado, no tengo futuro – habría contestado Zatou, haciendo clara referencia a que sus grafitis habían sido borrados en el pasado y continuarían siendo borrados en el futuro, por orden de unas autoridades sumamente preocupadas por el aseo mental de sus ciudadanos.

Paseando por Kunming, me encontré dos veces con el mismo grafiti. Uno de ellos es el que aparece en la imagen. Es muy reconfortante ver algo que uno ya ha visto. Casi tan reconfortante –diría– como verlo por primera vez. ¡Algo tendrá el pasado!

También reconforta saber que a uno le quedan cosas por ver. ¡Algo tendrá el futuro! Se dice, sin embargo, que el peligro del ojo está en ver con demasiada claridad, y que el peligro del oído está en oír con demasiada agudeza… En definitiva, que toda facultad corre un peligro que esconde en su interior. Ese peligro tiene toda la pinta de ocurrir siempre en presente. ¿Zatou, nos explicas algo más la próxima vez? Sun Long me dice que para qué pedir tantas explicaciones…(1)

 


(1). Los peligros del ojo y del oído, y que toda facultad corre un peligro que esconde en su interior están tomados del libro Zhuangzi, traducción de Iñaki Preciado Idoeta, editorial Kairós, 2007, Libro XXIV, pág.257. El graffiti de Zatou que me llevó a ver Sun Long en Pekín estaba en la calle Jīngmìlù (京密路).

comimos y bebimos

Un libro para la compañía

By | Literatura, Otros géneros

Me gusta comer, beber, fumar, pero me gusta mucho. Está claro que en esas cosas ya está incluido el conversar, discutir, reír, y un largo etcétera, así que lo único que puedo añadir y recalcar es que me gusta hacer todo eso en compañía. Por decir, no me gusta ir solo, ni al baño, aunque lo hago, como tantas cosas, por no avivar el qué dirán.

Leonor dice que no tiene mérito que yo estudie todas esas lenguas chino, japonés, porque simplemente me gusta, y lo que gusta, se hace sin esfuerzo. Yo le digo que no, que lo que me gusta es fumar, beber, y esas cosas, y que lo del estudiar lo hago por no echarme a perder, y con un esfuerzo pero que del carajo. En fin, en esas andamos ella y yo. Es preciso aclarar que Leonor es mi suegra.

Pues bien, sobre esta fiesta del comer, bueno, y del vivir en general, he leído Comimos y bebimos, subtitulado Notas de cocina y vida, último libro de Ignacio Peyró publicado por Libros del Asteroide.

Creo que lo mejor que se puede decir de él es que es un libro para la compañía, porque tras cada página, a mi por lo menos, me da ganas de comentar con alguien, descorchando una botella, y probando algún manjar. No diré más, y les dejo con un pequeño fragmento, que creo que va en contra de esta era de runners y vigorexia…

More maiorum

A Montaigne la gula no le permitía ni hablar en la mesa, y el doctor Johnson comía tan en trance que le entraban sudores y se le marcaban las venas de la frente. Y luego aquí andamos nosotros, preocupados por si pedir o no un poco de queso. (Pág. 163).

P.S.: Lo que para un escritor es un halago, para mi no lo es. Ignacio, eres casi mejor en libro que en persona. Lo mismo que diría de Pedro Letai!!!

pinocho dispara denuevo

Pinocho dispara de nuevo

By | Literatura, Narrativa breve

De las 100 historias que escribí sobre cuadros de Miguel Panadero, finalmente sólo escogimos 51 para la publicación de nuestro libro Dibugrafías. Saco aquí a la luz una de las que se quedó en el tintero Pinocho dispara de nuevo, a raíz del artículo Una brillante escultura de Pinocho denuncia la corrupción en Recoleta, aparecido en el Diario Clarín el pasado 2 de noviembre.

El artista, Alberto Echegaray Guevara, alias Caymán, pretende con esta escultura, de 4 metros y 260 kilos de peso, denunciar la corrupción y la mentira en el mundo. La corrupción es parte del ser humano y está globalizada. Lo mismo pasa con la mentira. Según los científicos, mentimos entre 2 y 200 veces al día, se llama “ciencia de la decepción” y habla de distintos tipos de mentiras. Y como no podemos mentirle a nadie, a veces nos mentimos a nosotros mismos. Es el famoso autoengaño, una de las peores mentiras –declara en la entrevista de Clarín al periodista Maximiliano Kronenberg.

Alberto Echegaray Guevara hace gala de unas portentosas credenciales. Es especialista en lavado de activos y en criptomonedas, graduado de L´ENA (Ena Ecole Nationale D’administration-París), Master en Artes de la Universidad de Georgetown, y además posee un posgrado en Management por Harvard Business School, aparte de artista. Y todo de verdad. Quizás deberíamos aprender algo aquí, por estos pagos, donde nos inventamos cualquier título!!!

Aquí les dejo lo que les suele ocurrir al tiro de los Pinochos, en la versión de Miguel Panadero y de un servidor, tal y como hacía referencia más arriba.

 

 

PINOCHO DISPARA DE NUEVO

Pinocho dispara de nuevo que es el más guapo, el que más gana, el que más tiene, y por supuesto el que…

La chica dice que es estupendo que Pinocho sea el que más todo, pero que Eugenio, su novio, también dice lo mismo, y que alguien tiene que ser menos de todo.

Pinocho le dice a la chica que seguro que su Eugenio está mintiendo, pues no puede ser verdad lo que está diciendo. La chica dice que Eugenio dice que es Pinocho el que está mintiendo.

Pinocho se enfada porque el mundo está lleno de mentirosos. Eugenio se enfada por la misma razón. La chica se enfada con Eugenio y con Pinocho, y les dice que vale ya de disparar a diestra y siniestra, mintiendo por doquier, porque les ha salido el tiro por la culata. Ella ya no quiere a ninguno de los dos.

Playa de Aro, 31 de mayo de 2014.

Un narrador excepcional, Shan Tianfang

By | Literatura, Narrativa | No Comments

隋唐演义150-001

 

No hay nada más importante que contar, o si se quiere, no hay nada más importante que poderlo contar. Una vez que se acaba el cuento, una vez que se extingue ese poder, se acaba inevitablemente esta fiesta, que es la vida, unas veces muy divertida, y otras muy triste.

El pasado 11 de septiembre, dejó de contar, como dejaron de contar años atrás los desafortunados ocupantes de las famosas torres gemelas, Shan Tianfang (单田芳), uno de los mayores representantes contemporáneos, si no el mayor, de lo que en China se conoce como «Pingshu» (评书  o shuoshu 说书), la tradición oral de contadores, que data de la dinastía Song (960 -1279). Dejo aquí en su memoria esta pequeña muestra de su arte: Shan Tianfang, a Superstar of Chinese Storytelling, Dies at 83.

Hay Festival and Mr Independence

By | Hay Festival, Literatura, Narrativa breve | No Comments

Photos: Jesús Pascual – IE Business School

 

Among the works I read out or recited at the Jardín del Romeral, the garden created by the reputed landscaper Leandro Silva, at this year’s Hay Festival Segovia 2018, this version of my short story Mr. No stands out. I have retitled it Mister Independence, from my book Dibugrafías, co-created with artist Miguel Panadero.

Mister Independence

Mister. Independence is very much at home in Indepenland, as one might well expect. The country is his. Streets, avenues, monuments, when not expressly dedicated to his personality cult, at one moment or another, all refer clearly to him. Needless to say, in general, the atmosphere in Indepenland is an Independent atmosphere.

Nevertheless, certain voices have highlighted not just the opportuneness of a certain independence, but furthermore, the need to resume talks with Depenland and Mister Dependence, because at the end of the day, they point out, it makes as little sense to go around shouting and asking for independence the whole time as it does to go around shouting and asking for dependence, and that’s without getting into the childishness involved in being surrounded by so many peers.

At the poetry recital in the Jardin del Romeral, which once again I coordinated, I was joined by writers such as the British-Egyptian Sabrina Mahfouz, Wales’s Dylan Moore, German poet Michael Krüger, Brazil’s Alexandre Vidal Porto, Polish poet Dorota Maslowska, British-Spanish poet Bek Clark, and poet and journalist Carlos Aganzo. Also taking part were, among others, Caroline Michel, the President of the Hay Festival, Simon Manley, the UK ambassador to Spain, and the ambassador of the Netherlands in Spain, Matthijs van Bonzel.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies