Sobre China y otras lindezas
mottainai-destaca

Todos destruimos lo que más amamos. No hace falta más que mirar a nuestro alrededor, a nuestro entorno más personal, para darse cuenta de esa inercia irracional.  Mottainai!

Es tan difícil sustraerse a esas inercias irracionales, internas, como ignorar esas inercias, también irracionales, externas, y por qué no también políticas, tanto nacionales como internacionales, que nos llegan desde todos los rincones, y que comparten con las anteriores el mismo objetivo, destruir lo que más queremos. Siempre Mottainai!

Los budistas tradicionalmente empleaban la palabra mottainai para expresar pesar ante el desperdicio, o el mal uso de algo de naturaleza sagrada, o de gran valor, como puede ser un objeto religioso, una enseñanza, o una vida pobremente aprovechada o dirigida, se me antoja. Hoy en día, se emplea profusamente el término por los ecologistas para denotar el desperdicio de un objeto material, de tiempo, o de otro recurso no renovable.

Si a alguien todo esto le parece triste, no quiero que salga con esa impresión. Lo que digo, lo digo desde el optimismo más voluntarioso. Es preciso esforzarse en la alegría, “la alegría hay que bombearla, como el petróleo”, dijo un personaje de un cuento que un día escribí. El pesimismo es gratis, y por ello, recomendablemente evitable.

mottainai-eco-district


P.S. : Mottainai es una palabra compuesta por mottai y nai. Mottai (勿体) se refiere al valor intrínseco de un objeto material, mientras que nai (無い) indica ausencia o carencia. A su vez, mottai se divide en mochi (勿), inevitable o que no necesita ser discutido, y tai (体), entidad o cuerpo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies