Sobre China y otras lindezas
Category

China

China a través de los ojos de Vermeer

By | China, Otros géneros | No Comments

Tras analizar los objetos en 5 cuadros de Vermeer, el sinólogo Timothy Brook traza un detallado mapa del comercio internacional entre China y Occidente en el siglo XVII.

En este magnífico libro  El sombrero de Vermeer el sinólogo  Timothy Brook (nombre chino 卜正民) ejecuta un fantástico e inusual trabajo de investigación, porque en vez de centrarse en la belleza y perfección técnica de los cuadros de Vermeer, o en los múltiples enigmas de su vida personal, o en cómo uno de los más grandes pintores de la historia sólo empezó a ser reconocido póstumamente dos siglos después de su muerte,  a través de los elogios que le prodigó el crítico de arte francés Théophile Thoré,  lo que hace -como decía- es realizar un concienzudo análisis de los objetos que aparecen en 5 de sus cuadros, para mostrarnos las interconexiones del comercio internacional en el siglo XVII entre China y Occidente, en las que la pequeña ciudad natal de Vermeer, Delft, adquiere un protagonismo hasta hace poco desconocido.

Para ello, lo primero que hace Brook es dinamitar el más común de nuestros hábitos a la hora de mirar un cuadro. Así, señala que debemos de dejar de considerar los cuadros como ventanas abiertas directamente a otros tiempos y lugares. Es una cautivadora ilusión pensar  que los cuadros de Vermeer son imágenes directamente sacadas de la vida en Delft en el siglo XVII. Los cuadros -concluye- no son «tomados», como las fotos, sino que son «elaborados», cuidadosa y deliberadamente, no para mostrar una realidad objetiva, si no para presentar un determinado escenario. Analizando con esmero los escenarios que Vermeer nos muestra en sus cuadros, Brook traza un completo cuadro, o mapa, del mundo de la época.

Para estos días en los que tanto hablamos de globalización, de China, y demás, El sombrero de Vermeer ofrece una perspectiva del mundo sumamente estimulante y cosmopolita.

El muro de la ignorancia

By | China, Otros géneros | No Comments

 

De cómo los graffiti del East Side Gallery de Berlín pueden ayudar a nuestro proceso de desasnación.

Este fin de semana en Berlín, quise continuar con mi plan (Ojalá) de escribir sobre los chinatowns de las ciudades a las que viajo, pero no hay realmente un Chinatown  (en chino 唐人街 Tang ren jie) en Berlín, ni uno tampoco hace siempre lo que planea. Lo más parecido a un chinatown es Kantstrasse en Charlottenburg, por decir algo, pues todo Berlín es más bien un graffiti town. Por donde quiera que uno vaya, encuentra alguna pared, o algún rincón pintado.

He escogido estos graffiti de la East Side Gallery, uno de los pocos restos que quedan del Muro, tanto por su mensaje como por su estética, porque son los que más me han llamado la atención de un sin número de ellos a lo largo de toda la calle Waschauer. Si tuviera que escoger uno, me decantaría por el que se refiere a la persistencia de la ignorancia, que irónicamente es del que peor foto tengo, porque no soy un ducho fotógrafo, así que me he comido parte del graffiti. La ignorancia se manifiesta de todas las maneras, tanto en conocimiento, como en habilidades.

Y es bien sabido que venimos al mundo como asnos, y que con mucho trabajo nos vamos desasnando par l´éducation, que es todo un proceso, como bien recoge el proverbio chino Vivir hasta viejo, aprender hasta viejo (活到老, 学到老 huó dào lǎo, xué dào lǎo. También ver La influencia civilizadora de Lady Gaga).

En conclusión, desasnarse lleva mucho tiempo, porque no hay muro más grande que el muro de la ignorancia, aunque haya otros muchos muros por derrumbar, según otro de los graffiti.


P.S: Nos gustaría agradecer a los autores de los graffiti, cuya autoría conocemos: La persistencia de la ignorancia de Karsten Wenzel, Tolerencia de Mary Mackey, Pal Gerber.

Shangri-la

By | China, Literatura, Narrativa | No Comments

 

Es inevitable que nos guste actuar de acuerdo a lo planeado. Un plan da seguridad y reduce nuestro grado de incertidumbre a niveles tolerables. Sin embargo, también es agradable salir del plan, y que la vida nos sorprenda, pues muchas veces la sorpresa nos da ese chute vital, que estábamos deseando, o simplemente, nos saca del aburrimiento planeado.

Digo esto, porque en el vuelo Pekín-Shanghai la semana pasada, cogí sin muchas ganas una copia de China Daily para darle una ojeada. Cuando lo abrí me topé con el estupendo artículo Where is Shangri-La? de los periodistas Simon Chapman y D J Clark sobre uno de los libros para mí más queridos «Horizontes Perdidos» del escritor y gran fumador James Hilton (1900-1954).

No hace falta decir que fue en la novela «Horizontes Perdidos«, aparecida en 1933, y rápidamente convertida en un best-seller internacional, donde Hilton acuño el término Shangri-La, referido a un utópico paraíso tibetano, que ha no sólo alimentado el imaginario occidental, como lo han hecho otros lugares míticos, como El Dorado, Xanadú, sino que ha dado lugar la famosa cadena de hoteles del mismo nombre, y a que muchas poblaciones se hayan intentado atribuir el nombre por entender que ellas son ese preciso paraíso del que hablaba Hilton, que irónicamente nunca estuvo por esos lares. Entre esas localidades, se encuentran las ciudades de Lijiang, Zhongdian, ambas en la provincia de Yunnan en China. En chino Shangri-La se escribe 香格里拉 (Xianggelila).

Los periodistas Chapman y Clark en su artículo se centran precisamente en por qué Hilton no reconoció que se había basado en los artículos del austríaco Joseph Rock, publicados en el National Geographic, para situar su paraíso, y en por qué sin embargo sí admitió la influencia mucho menor del padre Évariste Régis Huc.

Les dejo con el principio de la novela, que es como decía uno de mis libros más queridos, simplemente porque la historia es estupenda y está muy bien contada: “Cigars had burned low, and we were beginning to sample the desillusionment that usually afflicts old school friends who have met again as men and found themselves with less in common than they had believed they had…

 

lost horizon-autor

destaca tomara

Tomara

By | China, Otros géneros

Antes de que un menino da rua me robara el móvil en la Praça Joao Mendes de Sao Paulo el domingo 28 de abril, había escrito brevemente sobre mis planes futuros, el Chinatown de la ciudad, y el libro The New Silk Roads (Vid. entrecomillado más abajo).

Me parece muy curioso que luego me ocurriera lo que me ocurrió. Si hay algo que nos preocupa a todos, es el futuro, pero el futuro no es otra cosa que una esperanza. Esperamos acabar un post, ganar más dinero, o esperamos que el mundo se convierta en un lugar menos loco. Como entendemos, que es imposible que las cosas cambien en nuestro presente más inmediato, nos dejamos inyectar esa anestesia esperadora. El caso es que en nuestras mentes, como en la ficción, las cosas tienen un sentido. Sin embargo, la realidad es otra cosa, carece de sentido, o tiene tantos sentidos que se nos escapan. Así que un ataque de realidad, me voló de las manos todos los planes inmediatos que tenía en mi cabeza, y me hizo pensar una vez más sobre lo pasajero que es todo cuanto nos rodea. No nos vamos a poner trascendentes ahora, pero sí que es un buen momento para recordar Tomara (Ojalá) del gran Vinicius de Moraes, porque nunca sabemos donde está el fin del futuro que tenemos en nuestra cabecita:

 

E a coisa mais divina
Que há no mundo
É viver cada segundo
Como nunca maisVinicius de Moraes

Y lo más divino
Lo que en el mundo
Es vivir cada segundo
Como nunca

«Estoy en Brasil, en el país del futuro, como lo llamó Stefan Zweig, en uno de sus últimos libros. Y la idea es aprovechar mi blog Sobre China & otras lindezas, para escribir una serie de posts sobre los Chinatowns de los lugares a los que viaje por trabajo. El Chinatown de Sao Paulo es muy particular, sólo sea porque aunque fue fundado por inmigrantes japoneses, hoy en día alberga también a chinos y coreanos, y su nombre ya no corresponde al de sus fundadores japoneses. Quizás esto me llama tanto la atención, porque acabo de terminar de leer el estupendo libro de Peter Frankopan The New Silk Roads, en el que da una excelente perspectiva no sólo de la importancia creciente de China y su rivalidad con los Estados Unidos, si no también de lo que significa el lejano oriente estos días para el mundo. Y por ello dice que however traumatic or comical political life appears to be in the age of Brexit, European politics or Trump, it is the countries of the Silk Roads that really matter in the twenty-first century

 

the new sik roads

distance

Distancia

By | China, Poesía

Zhou Dunyi & La flor de loto

 

El otro día le mostré a un colega, Jaime Pascual, que dice que no le gusta la poesía, un poema malo mío. El poema se llama “Distancia”, y vagamente conecta con los comentarios que el filósofo Zhou Dunyi (周敦頤) hizo sobre el amor a las flores de loto del poeta del siglo IV Tao Yuanming (陶渊明). Los comentarios de Zhou Dunyi fueron: “La flor de loto sólo puede ser apreciada desde la distancia, tocar una es una blasfemia (可远观而不可亵玩焉)… La flor de loto surge del barro impoluta (出淤泥而不染). “

Parece que en nuestra vida diaria tenemos que guardar nuestras distancias y brillar como las flores de loto, independientemente de cuánto barro tengamos a nuestros pies. A Jaime le gustó la idea, y a mi me gustó que le gustara a través de la poesía. Creo firmemente que sólo la poesía puede decir las cosas de tal manera que nos haga todavía creer que hay una posibilidad de surgir del barro limpios e impolutos!!!

 

tao yuanming

El Poeta Tao Yuanming (陶渊明)

 

DISTANCIA (1)

Vagas por el espacio.

La distancia molesta. La distancia intriga.

Sales de un sitio para llegar a otro.

Y cuando llegas…

Está claro que no te gusta lo que encuentras.

Podía haber sido diferente.

De todos modos, cuando hay distancia, quieres acortar la distancia.

La distancia es más fuerte que el gusto.

Sólo quieres vencer la distancia.

Por ello navegas de un origen a un destino.

La distancia molesta, la distancia intriga.

Sólo quieres vencer la distancia.

 

 

dibugrafia distancia


(1). Este poema no llegó a formar parte de nuestro libro Dibugrafías

Te diré tu plato favorito

By | China | No Comments

La vida no es esa cosa que queremos que sea. Por eso se nos va tan a menudo de las manos, y por eso la historia de cada vida se reduce a una tensión entre las ganas de hacer lo que uno quiere y una combinación de circunstancias decididas a apartarnos de, digamos, nuestro sueño. No hace falta recalcar que esta tensión produce mucha frustración. Puesta así, la vida tiende a ser más un proceso de descomposición –como escribió Fitzgerald– que otra cosa. Como en un gran combate, lo que cobra realmente importancia, entonces, es cómo puede uno mantenerse en pie, mientras encaja los pequeños y grandes golpes. En ese cómo, hay ahí una especie de progreso en la educación, ya se trate del progreso de un candidato para el título de los pesos pesados, o del progreso de uno mismo en las cosas de la vida, que siempre me ha interesado (Será por eso que me gusta tanto el proverbio chino 活到老, 学到老 huó dào lǎo, xué dào lǎo, literalmente, vivir hasta viejo, aprender hasta viejo.)

Hace mucho tiempo, de alguna manera ya consciente de los golpes que me vendrían, pensé en un pequeño artilugio –las cosas pequeñas a veces son fundamentales– para combatir la frustración, el mal humor, o algún estado de debilidad, en el que cayera, debido a uno de esos golpes de la vida. El artilugio es apenas una lista de 10 platos, o cosas deliciosas, entre las que poder elegir, para que me devolvieran las ganas de vivir, o esa energía que a veces huye de nosotros, tras encajar un golpe. No he completado todavía la lista. Además, una mujer me dijo una vez “Yo te daré tu plato favorito”. No dijo mucho más, porque parece ser que en un período de su vida adquirió el hábito de no hacerlo, de reservarse, y convirtió dicho hábito en una especie de norma de educación, como cuando uno deja una minucia en el plato, para mostrar al anfitrión que la comida ha sido abundante. ¡Oh les femmes!

 

 

Más abajo tienes la lista, que no tiene ningún orden de prioridad, pues cada cosa tiene su momento:

Dazhaxie (大闸蟹), es un cangrejo de río de Shanghai, que sólo se puede comer de final de septiembre a noviembre.
Chayedan (茶葉蛋) o huevos cocidos con hojas de té negro, especias, y salsa de soja.
Toro (とろen hiragana, o bien トロ en katana), la parte más sebosa y deliciosa del atún.
Caviar, que no creo que necesite ninguna explicación.
– La morcilla de León, picante, para untar en el pan.
– Los Escamoles mejicanos, esas increíbles larvas.
– El Jamón ibérico, como el caviar, sin explicación.
– El jugo de Açaí

Como habrás visto, la lista no está completa, y no tiene por qué contener tan solo diez cosas. Nos gusta hacer listas de diez cosas simplemente por nuestro hábito de redondear, que esuna suerte de cinturón de seguridad contra nuestra propia soledad, o frustración. Por cierto, otra femme, francesa por supuesto, dice que no olvide Le Champagne!!!