Skip to main content
Sobre China y otras lindezas

Qué es extraño: Juan Carlos Gumucio In memoriam

By Otros géneros

 

Tras leer mi post Shangri-la, mi compañera de trabajo en IE Business School , Mar Hurtado de Mendoza, me sorprendió esta semana con una pregunta, a la que le respondí con una historia que nunca había contado, y que está llena de alegría, pero al mismo tiempo, llena de tristeza.

En 1992 conocí en Zagreb a una de las personas que más me han impresionado en mi vida, Juan Carlos Gumucio. Él era corresponsal de guerra, y en ese momento cubría el conflicto en Sarajevo para El País.

Venía a Zagreb a desahogarse de las miserias de la guerra. Así que él le daba mucho palique a mi entonces colega, y hoy amiga, Marta Marín, y conmigo hablaba a ratos. En uno de esos ratos en la barra de un bar, le comenté sobre mis inquietudes literarias. Él me miró, dio un sorbo a su güisqui sólo, y sin decir nada hizo el gesto sobre la barra con dos dedos de que echara a andar, o que echara a escribir, mejor dicho.

Pasó el tiempo, y Marta y yo terminamos nuestro glamuroso reportaje sobre Croacia para Paris-Match, y paulatinamente fuimos perdiendo contacto con Gumucio, hasta que Juan González Yuste, corresponsal de guerra de El Periódico, y gran amigo de Gumucio, le contó a Marta que Gumucio se había casado en 1996 con una reputada periodista americana del Sunday Times, Marie Colvin, de la que luego se divorciaría.

Tiempo después, Marta y yo supimos por los periódicos, pues paulatinamente perdimos contacto con ellos, que Gumucio se había vuelto a su Cochabamba natal, en Bolivia, en un especie de retiro inentendible para una persona tan vital, para finalmente irse a un hotel a pegarse un tiro con tan sólo 52 años. Su ex-mujer Colvin murió en la la ciudad siria de Homs, junto al fotógrafo francés Rémi Ochlik, según lamentó El ministro de Exteriores del Reino Unido, William Hague, «asesinados mientras informaban desde Siria con gran valentía». Una película sobre la figura de Marie Colvin, titulada La corresponsal, está en los cines actualmente.

que es extrano - a private war

González Yuste falleció, también a los 52 años, en un hotel al lado del aeropuerto del Prat, como de paso, mientras venía de una guerra, y esperaba para ir a otra.

Cuento todo esto, porque a mi colega Mar le conté que no me gustaban mucho las escuelas de escritura creativa, y que lo mejor era, si quería matar la bicha, echar a andar, como decía Gumucio. El texto más abajo ¿Qué es extraño? lo escribí en honor de este soñador, que chocó con la realidad.

P.S: Nuestra colega boliviana de IE University, Renée Cortés, conoce a la familia de Juan Carlos Gumucio y ha oído de su leyenda.

 

¿Qué es extraño?

que es extrano dibugrafia

Pintura de Miguel Panadero

Damos por hecho que en el sueño ocurren cosas de sueño y que en la realidad ocurren cosas de realidad. Extraña que demos por hecho algo relativo al sueño y a la realidad, extraña que unas cosas y otras no pertenezcan al mismo montón de cosas. ¿No dijo el poeta que la vida es sueño, donde la vida es realidad, y el sueño, sueño?

Una mujer sueña de aquella manera a un hombre que apunta a una caja que contiene un cuchillo que quiere cortar un árbol para que con él se haga otra cosa en forma de cono y todo siempre bajo la presencia del Sol que para algo es el Rey de la luz. ¿Qué es extraño?

Piensa como si soñaras. Piensa que antes del viento, todo el bosque era silencio. Piensa que después del viento, es como si el bullicio llegara de un golpe en pensamiento. Piensa que si pensaras como si soñaras, a lo mejor soñarías cuando pensaras. ¿Qué es extraño? ¿Que la realidad es sueño?

 

Moscú, 23 de abril de 2014

Shangri-la

By China, Literatura, Narrativa

 

Es inevitable que nos guste actuar de acuerdo a lo planeado. Un plan da seguridad y reduce nuestro grado de incertidumbre a niveles tolerables. Sin embargo, también es agradable salir del plan, y que la vida nos sorprenda, pues muchas veces la sorpresa nos da ese chute vital, que estábamos deseando, o simplemente, nos saca del aburrimiento planeado.

Digo esto, porque en el vuelo Pekín-Shanghai la semana pasada, cogí sin muchas ganas una copia de China Daily para darle una ojeada. Cuando lo abrí me topé con el estupendo artículo Where is Shangri-La? de los periodistas Simon Chapman y D J Clark sobre uno de los libros para mí más queridos «Horizontes Perdidos» del escritor y gran fumador James Hilton (1900-1954).

No hace falta decir que fue en la novela «Horizontes Perdidos«, aparecida en 1933, y rápidamente convertida en un best-seller internacional, donde Hilton acuño el término Shangri-La, referido a un utópico paraíso tibetano, que ha no sólo alimentado el imaginario occidental, como lo han hecho otros lugares míticos, como El Dorado, Xanadú, sino que ha dado lugar la famosa cadena de hoteles del mismo nombre, y a que muchas poblaciones se hayan intentado atribuir el nombre por entender que ellas son ese preciso paraíso del que hablaba Hilton, que irónicamente nunca estuvo por esos lares. Entre esas localidades, se encuentran las ciudades de Lijiang, Zhongdian, ambas en la provincia de Yunnan en China. En chino Shangri-La se escribe 香格里拉 (Xianggelila).

Los periodistas Chapman y Clark en su artículo se centran precisamente en por qué Hilton no reconoció que se había basado en los artículos del austríaco Joseph Rock, publicados en el National Geographic, para situar su paraíso, y en por qué sin embargo sí admitió la influencia mucho menor del padre Évariste Régis Huc.

Les dejo con el principio de la novela, que es como decía uno de mis libros más queridos, simplemente porque la historia es estupenda y está muy bien contada: “Cigars had burned low, and we were beginning to sample the desillusionment that usually afflicts old school friends who have met again as men and found themselves with less in common than they had believed they had…

 

lost horizon-autor

destaca tomara

Tomara

By China, Otros géneros

Antes de que un menino da rua me robara el móvil en la Praça Joao Mendes de Sao Paulo el domingo 28 de abril, había escrito brevemente sobre mis planes futuros, el Chinatown de la ciudad, y el libro The New Silk Roads (Vid. entrecomillado más abajo).

Me parece muy curioso que luego me ocurriera lo que me ocurrió. Si hay algo que nos preocupa a todos, es el futuro, pero el futuro no es otra cosa que una esperanza. Esperamos acabar un post, ganar más dinero, o esperamos que el mundo se convierta en un lugar menos loco. Como entendemos, que es imposible que las cosas cambien en nuestro presente más inmediato, nos dejamos inyectar esa anestesia esperadora. El caso es que en nuestras mentes, como en la ficción, las cosas tienen un sentido. Sin embargo, la realidad es otra cosa, carece de sentido, o tiene tantos sentidos que se nos escapan. Así que un ataque de realidad, me voló de las manos todos los planes inmediatos que tenía en mi cabeza, y me hizo pensar una vez más sobre lo pasajero que es todo cuanto nos rodea. No nos vamos a poner trascendentes ahora, pero sí que es un buen momento para recordar Tomara (Ojalá) del gran Vinicius de Moraes, porque nunca sabemos donde está el fin del futuro que tenemos en nuestra cabecita:

 

E a coisa mais divina
Que há no mundo
É viver cada segundo
Como nunca maisVinicius de Moraes

Y lo más divino
Lo que en el mundo
Es vivir cada segundo
Como nunca

«Estoy en Brasil, en el país del futuro, como lo llamó Stefan Zweig, en uno de sus últimos libros. Y la idea es aprovechar mi blog Sobre China & otras lindezas, para escribir una serie de posts sobre los Chinatowns de los lugares a los que viaje por trabajo. El Chinatown de Sao Paulo es muy particular, sólo sea porque aunque fue fundado por inmigrantes japoneses, hoy en día alberga también a chinos y coreanos, y su nombre ya no corresponde al de sus fundadores japoneses. Quizás esto me llama tanto la atención, porque acabo de terminar de leer el estupendo libro de Peter Frankopan The New Silk Roads, en el que da una excelente perspectiva no sólo de la importancia creciente de China y su rivalidad con los Estados Unidos, si no también de lo que significa el lejano oriente estos días para el mundo. Y por ello dice que however traumatic or comical political life appears to be in the age of Brexit, European politics or Trump, it is the countries of the Silk Roads that really matter in the twenty-first century

 

the new sik roads

mottainai-destaca

Mottainai (勿体ない) !!!

By Otros géneros

Todos destruimos lo que más amamos. No hace falta más que mirar a nuestro alrededor, a nuestro entorno más personal, para darse cuenta de esa inercia irracional.  Mottainai!

Es tan difícil sustraerse a esas inercias irracionales, internas, como ignorar esas inercias, también irracionales, externas, y por qué no también políticas, tanto nacionales como internacionales, que nos llegan desde todos los rincones, y que comparten con las anteriores el mismo objetivo, destruir lo que más queremos. Siempre Mottainai!

Los budistas tradicionalmente empleaban la palabra mottainai para expresar pesar ante el desperdicio, o el mal uso de algo de naturaleza sagrada, o de gran valor, como puede ser un objeto religioso, una enseñanza, o una vida pobremente aprovechada o dirigida, se me antoja. Hoy en día, se emplea profusamente el término por los ecologistas para denotar el desperdicio de un objeto material, de tiempo, o de otro recurso no renovable.

Si a alguien todo esto le parece triste, no quiero que salga con esa impresión. Lo que digo, lo digo desde el optimismo más voluntarioso. Es preciso esforzarse en la alegría, “la alegría hay que bombearla, como el petróleo”, dijo un personaje de un cuento que un día escribí. El pesimismo es gratis, y por ello, recomendablemente evitable.

mottainai-eco-district


P.S. : Mottainai es una palabra compuesta por mottai y nai. Mottai (勿体) se refiere al valor intrínseco de un objeto material, mientras que nai (無い) indica ausencia o carencia. A su vez, mottai se divide en mochi (勿), inevitable o que no necesita ser discutido, y tai (体), entidad o cuerpo.

distance

Distancia

By China, Poesía

Zhou Dunyi & La flor de loto

 

El otro día le mostré a un colega, Jaime Pascual, que dice que no le gusta la poesía, un poema malo mío. El poema se llama “Distancia”, y vagamente conecta con los comentarios que el filósofo Zhou Dunyi (周敦頤) hizo sobre el amor a las flores de loto del poeta del siglo IV Tao Yuanming (陶渊明). Los comentarios de Zhou Dunyi fueron: “La flor de loto sólo puede ser apreciada desde la distancia, tocar una es una blasfemia (可远观而不可亵玩焉)… La flor de loto surge del barro impoluta (出淤泥而不染). “

Parece que en nuestra vida diaria tenemos que guardar nuestras distancias y brillar como las flores de loto, independientemente de cuánto barro tengamos a nuestros pies. A Jaime le gustó la idea, y a mi me gustó que le gustara a través de la poesía. Creo firmemente que sólo la poesía puede decir las cosas de tal manera que nos haga todavía creer que hay una posibilidad de surgir del barro limpios e impolutos!!!

 

tao yuanming

El Poeta Tao Yuanming (陶渊明)

 

DISTANCIA (1)

Vagas por el espacio.

La distancia molesta. La distancia intriga.

Sales de un sitio para llegar a otro.

Y cuando llegas…

Está claro que no te gusta lo que encuentras.

Podía haber sido diferente.

De todos modos, cuando hay distancia, quieres acortar la distancia.

La distancia es más fuerte que el gusto.

Sólo quieres vencer la distancia.

Por ello navegas de un origen a un destino.

La distancia molesta, la distancia intriga.

Sólo quieres vencer la distancia.

 

 

dibugrafia distancia


(1). Este poema no llegó a formar parte de nuestro libro Dibugrafías

Is It a Duck or a Rabbit

¿Es un pato o un conejo? (Per ardua surgo) (Ver aspectos)

By Otros géneros

Pájaro en una taza, de Miguel Panadero

 

El autor de este dibujo me envió el que tienes delante precedido del siguiente texto: Te adjunto un pájaro en una taza. Ya me cuentas. Miguel.

Cuando lo vi por primera vez, este pájaro me pareció un conejo con una especie de gorra frigia. Nunca atino a ver las cosas a la primera. No sé si a ti también te pasa. Es extraño que yo vea un conejo donde me dicen que hay un pájaro. El caso es que también extraña la historia de las gorras frigias. Por decirte, en época romana eran el distintivo de los libertos. Además, los asesinos de Julio César decidieron tocarse simbólicamente con ellas. Todo esto sin mencionar que su origen parece estar en la región de Frigia, la llamada Asia menor, en la actual Turquía, y que la inolvidable Marianne, de Delacroix, encarnación de la República de Francia, también estaba tocada con un gorro frigio. Hoy en día son varios los escudos de naciones y regiones que lucen esta gorra como símbolo de libertad. No se conoce, sin embargo, ningún conejo que la haya usado, pero por arduos caminos surgen las cosas, como reza la leyenda del escudo del estado de Bahía.

Y todo esto, al final, es como cuando mi jefe lo ve blanco, y yo lo veo negro, sólo que en vez de blanco y negro hablamos de un pájaro y un conejo.

¿Pero me puede decir alguien qué coño hace un pájaro o un conejo, me da igual, en una taza? –dice el Jefe de mi jefe… (1)

 


(1). El 31 de marzo de 2014 tuve la oportunidad de asistir en Singapur a una clase del Profesor  de INSEAD, Neil Bearden, en la que hablaba de lo que se conoce como ver aspectos, la habilidad de ver una cosa de diferentes maneras. Para ejemplificarlo utilizó el célebre dibujo del pato-conejo (ver más abajo) usado por Wittgenstein en sus Investigaciones Filosóficas para plantear este problema. El pato-conejo puede ser visto tanto como un pato, como un conejo. Trasladada esta imagen al mundo del lenguaje, el resultado es que pareciera que sería difícil afirmar que existe algo así como El Significado de una cosa, porque normalmente las cosas se pueden interpretar de varias maneras.

Hasta esa fecha nunca había visto ese dibujo del pato-conejo. También le pregunté al autor del dibujo de Per Ardua Surgo, Miguel Panadero, si lo conocía, a lo que me respondió con una negativa. Es inevitable entonces la pregunta. ¿Cuántas veces sacamos nuestra ignorancia de paseo sin tener la más mínima idea de cómo son, o han sido, las cosas?

-¡Ahora sí que se van todos Uds. al carajo¡¡¡ –dice el Jefe de mi jefe.

Is It a Duck or a Rabbit

Palíndromo

By Narrativa breve
Se dice que el arte es un acto de resistencia, o un acto de liberación, o un producto del complejo humano frente a dios, y tantas otras cosas que se dicen. Para mi, el arte, la creación, es un correr de nuevo sobre un sentir, al modo como hacen los palíndromos que vuelven sobre lo escrito, y nos sorprenden. El arte sorprende, nos da una nueva perspectiva, invierte el sentir – palin (πάλιν) “de nuevo» y dromos (δρóμος) “carrera” .

Ruskinland

By Otros géneros

 

Creo que una de las cosas más difíciles que hay es presentar las cosas tal y como son, sin que nuestra visión de las mismas interfiera en lo que ellas son. Es algo muy parecido a lo que ocurre con el estilo a la hora de escribir. Hubo un tiempo en el que me encantaba reconocer en un texto la pluma de su autor. Es un Proust, el que escribe, esto es de Scott Fitzgerald, no, de Hemingway… Sin embargo, ahora, aprecio más que lo que se cuenta no dé ningún tipo de pistas acerca de quién lo cuenta. Juzgo este estado, como una suerte de límpida justicia con respecto al objeto escrito.

Digo todo esto, porque se acaba de publicar el libro Ruskinland del periodista del Financial Times, Andrew Hill. Creo que Hill lleva a la perfección a lo que me refería más arriba. Se fijó como meta hacernos ver por qué John Ruskin (Al que llamé The Napoleon of Brantwood) es todavía hoy un pensador de interés (pág. 26), y en todo momento en la lectura del libro parece que es el mismo Ruskin el que nos habla, cuando claramente no es así. Ruskinland es una perfecta invitación a leer al propio Ruskin. ¿Qué más se puede pedir?

Sin ninguna duda recomiendo la lectura del libro, y si hay alguno que diga eso de que no tiene tiempo, que por favor no deje de leer el capítulo III Seeing, en el que se habla de cómo Ruskin era un fanático del mirar, pues se pasaba mirando un objeto o un paisaje horas y horas, simplemente para que no se le pasara nada por alto. Sirva de muestra de lo importante que era para Ruskin el mirar, esta cita que abre el citado capítulo:

The greatest thing a human soul ever does in this world is to see something, and tell what it saw in a plain way. Hundreds of people can talk for one who can think, but thousands think for one who can see.
To see clearly is poetry, prophecy and religion, all in one.

 

P.S.: En octubre 2017, cuando no había tenido ningún contacto con la obra de Ruskin, publiqué un libro de cuentos sobre los cuadros del pintor, Miguel Panadero. En ese libro Dibugrafías, hay una historia Escalenas, que habla de la virtud de ver claro en lo obscuro. ¡!!Se las dejo para ver si conseguimos aclararnos!!!!

 

Escalenas

escalemasUna cabeza triangulada es claramente un misterio, porque el tres siempre ha sido un misterio.

Veamos:

Si los tres lados del triángulo son iguales, le hemos llamado triángulo equilátero. El triángulo es isósceles, si sólo dos lados son iguales. Y es escaleno, si los tres lados son desiguales.

Todo el mundo sabe, sin embargo, que esto son cosas de la geometría, porque en el mundo de ahí fuera, todas las cabezas son escalenas, desiguales. Ahora se antoja todo un poco más claro.

Esa virtud de ver claro en lo oscuro debe ser algo así como una virtud geométrica. Pues, por muy desiguales que sean las cabezas, claro, claro, no lo ven muy a menudo. ¿O es que alguien conoce una cabeza que vaya más allá de lo oscuro?

Si de la geometría pasamos a la aritmética, tenemos la suma. La suma de una cabeza, más otra cabeza, y más otra, ¿da claro?

Marbella,  1 de mayo 2014

El alcalde de Education City

By Otros géneros

 

Hoy en día, que  la tendencia es reducir todo pensamiento a un tweet, eslogan, o mantra, que se repite sin sentido hasta la saciedad, es difícil encontrar ejecutivos, que hayan llegado a esa reducción, a esa condensación, montados en su propio andamiaje intelectual y vital. Uno de esos happy few, de los que hablaba Thoreau, es Santiago Iniguez, Presidente de IE University.

Hoy se ha presentado en el Palace Hotel de Tokio, ante un nutrido grupo de CEO´s y ejecutivos de Nissan, Mitsui, and Otsuka pharmaceutical, el libro Business Despite Borders de Iniguez y Kazuo Ichijo, Decano de la Escuela de Negocios japonesa Hitotsubashi ICS (Graduate School of International Corporate Strategy) Este libro es un conjunto de ensayos de los más diversos autores sobre temas de rabiosa actualidad. Por nombrar sólo algunos: The unconventional Internationalisation of Huawei de Ziliang Deng, Yufeng Zhou, y Ji-Ye Mao; Cómo deben adaptarse las empresas y los gobiernos a la interrupción tecnológica de Manuel Muñiz ; O La pesadilla del populismo y las esperanzas traídas por la tecnología de los propios compiladores Ichijo e Iniguez, más Peter Lorange .

Iniguez no ceja en su empeño de propagar a lo largo y ancho de este mundo que el mejor antídoto contra el nacionalismo y el populismo es hacer good business. Por su incansable defensa de la educación, como la mejor arma contra la mayor parte de los males que aquejan a nuestra sociedad actual, en varios foros se lo ha llamado The Mayor of Education City (El Alcalde de Education City), en clara referencia a su comentario it is very cold out there, out of “education city». Son múltiples los reconocimientos que ha tenido en este sentido. Por ejemplo, fue el primer no americano en presidir AACSB, mientras que  el  Fundador y editor de Poet´s & Quants, el periodista John Byrne, lo calificó como Europe’s Business School Maverick al nombrarlo en 2016 Decano del año, y el primer europeo en lograr dicho galardón (Si yo no recuerdo mal, fue Byrne el primero en llamarlo Alcalde de Education City, pero puedo estar equivocado, como en tantas cosas!!!)

Iniguez vive montado en un avión, que hace escala en las capitales del mundo, para hablar de lo que es, ha sido, y será la educación. Es por esto que hace unos años, al subirlo a un globo para hacerle un video, me acordé de Evelyn Waugh y de su libro When the Going Was Good,  y más en concreto de un capítulo titulado Globe-trotting, que terminó siendo el título del video, claro, Globe-trotting. De España al Japón, o Cipango como se decía antes, el mundo de la educación no tiene límites para Iñiguez.

Business Despite Borders de Santiago Iniguez y Kazuo Ichijo

P.S.: Otros libros de Iñiguez son The Learning Curve  (También disponible en su version en chino como 商学院); y Cosmopolitan Managers.

Close Menu